1. Introducción

El Sistema Nervioso Central regula de modo coordinado todas las funciones orgánicas (locomotora, respiratoria, cardiovascular, digestiva, genitourinaria, endocrina, inmune etc) y ajusta sus patrones de señalización para mantener el equilibrio (homeostasis) y la salud. Las células de nuestros tejidos transmiten continuamente información al cerebro sobre el estado del medio interno y externo. La plasticidad neuronal permite al cerebro responder a esa información adaptando el funcionamiento del resto de órganos y sistemas mediante impulsos nerviosos. El funcionamiento ineficiente de este procesador central puede contribuir a la aparición de enfermedades y a la cronificación de síntomas o dolencias físicas.
Haciendo propia la metáfora 'todos los caminos conducen a Roma', el Sistema de Integración Neurológica permite acceder al cerebro actuando sobre sus múltiples conexiones nerviosas.

2. Origen y desarrollo del N.I.S.

El neozelandés Dr Allan K. Phillips, doctor en osteopatía, desarrolló el N.I.S. en los años 80 a partir de sus conocimientos en osteopatía, acupuntura, medicina tradicional china y kinesiología. Para ello dedico muchos años a investigar los principios de la neurociencia y las asociaciones de los diferentes órganos y tejidos con el cerebro y entre sí. El precepto fundamental de su técnica es que el cerebro controla todos los procesos corporales y la información se transmite de modo bidireccional en forma de potenciales de acción neuronales. Por lo tanto, el conocimiento de la neurología y la neurofisiología permiten diagnosticar y tratar múltiples síntomas y enfermedades a través del propio cerebro. La investigación posterior con técnicas de electrofisiología y resonancia magnética funcional ha permitido mejorar la precisión y fiabilidad de la terapia con N.I.S.

3. ¿Cómo funciona el N.I.S.?

Diferentes grupos musculares comparten vías de información al cerebro (nervios aferentes) con diferentes órganos internos y glándulas. Además una lesión muscular o un mal funcionamiento de aquéllos, rápidamente repercute en los otros (asociación recíproca). Esta comunicación está mediada por la red de fibras nerviosas y el cerebro; de modo que si se bloquea el procesamiento a alguno de esos dos niveles, las dolencias se perpetúan. Stephane Blanc Osteopata , único terapeuta NIS en España. Sería como si un amigo se hubiese fracturado la clavícula durante un partido de baloncesto y al llamarle por teléfono para preguntar cómo se encuentra fallase la conexión de la red (fallo de la red nerviosa) o usted hubiese ingerido demasiado alcohol (fallo del procesamiento-integración cerebral). En ninguno de los casos se lograría una conversación fluida y usted no podría saber si su amigo se encuentra bien o no. Además, por la asociación recíproca del músculo pectoral mayor (porción clavicular) con el estómago, su amigo podría también desarrollar síntomas digestivos. Alternativamente, una inflamación del estómago (gastritis) puede ocasionar molestias musculo-esqueléticas en ausencia de traumatismo.

4. ¿Cómo se aplica el N.I.S.?

En el Sistema de Integración Neurológica se valoran las respuesta del cerebro a diferentes estímulos táctiles como herramienta diagnóstica y se aplican otros estímulos cutáneos para alinear el funcionamiento del cerebro con las necesidades del organismo y recuperar el estado de salud (autosanación). De este modo se completa la integración que devuelve la coherencia al sistema CEREBRO-RED NERVIOSA-MÚSCULO/ÓRGANO/GLÁNDULA, o dicho de otro modo se restablece una comunicación adecuada entre el cerebro y el cuerpo.

Dr Philip Eckardt ( presidente del Neurolog Academy Alemania)
Ante un patrón complejo de síntomas físicos y emocionales, el terapeuta emplea un test muscular como vía para el dialogo con el cerebro del paciente, facilitador del diagnóstico y receptor de la intervención. De todo lo anterior se deduce que el cerebro es el gran protagonista en la terapia con N.I.S. .

5. Condiciones que se benefician del N.I.S.

Casi cualquier trastorno corporal y/o emocional puede beneficiarse de la terapia con N.I.S., incluyendo entre otros:
  • - Dolor agudo y crónico
  • - Lesiones musculo-esqueléticas
  • - Alergias y asma
  • - Infecciones agudas y crónicas
  • - Trastornos neurológicos y psicoafectivos
  • - Déficit de atención y trastornos del desarrollo
  • - Alteraciones hormonales
  • - Trastornos digestivos
  • - Problemas de la piel
  • - Insomnio
  • - Enfermedades autoinmunes
  • - Y muchos otros …